viernes, 26 de mayo de 2017

Julen y La Gente Sola, "La chica de mantenimiento"


Se peina igual que a sus dieciséis/ y piensa de la misma manera también

Conocí a Federico Morosini durante una larga tarde en una cancha de básquet de la Ciudad Vieja de Montevideo, mientras se rodaba el video de Jordan, el himno de Eté & Los Problems. Federico es el protagonista de video, el que busca con la mirada a una chica que no hace mas que escapársele, y como la particularidad del video es que está filmado en una sola toma, sin cortes, durante toda esa larga tarde lo deben haber filmado mas de treinta veces, aprovechando lo que hubiese de luz para realizar todas las tomas posibles, buscando la que mas se acercase al ideal. Cada una de esas treinta veces, Federico arrancaba el rodaje masticando con ganas un choripán que debía chorrear en cámara. No se cómo es que pudo volver a comerse un choripán alguna vez. Será por eso --y la juventud, claro-- que sigue siendo como un palito. Pero lo cierto es que Fede para mi nunca fue Fede, sino que es Julen. Porque por entonces ya lo conocía como el líder de la gran esperanza pop de Montevideo, Julen y La Gente Sola, que apareció casi de la nada con un disco encantador, aunque desde entonces y hasta ahora no se haya vuelto a saber de ellos. Eso sí, cada tanto cruzan para tocar de este lado del Río, y lo hacen mucho mas seguido que varios de su co-terráneos. El asunto es que pocos se enteran, porque lo avisan sólo por Facebook. Pero con eso alcanza, a juzgar por el show desbordante que alcancé a ver este verano en un boliche de Almagro. Me los perdí apenas un par de semanas atrás, cuando cruzaron para tocar en Buenos Aires y La Plata. Lo lamento porque, en una de ésas, si alcanzaba a verlos, me hubiese curado del tarareo permanente de este tema que me dejaron desde el verano. En ese show me di cuenta que conozco todos los temas de Julen y su banda, que me sé las letras y las canto con ganas, y que ya es hora de que saquen un disco nuevo. Julen --perdón, Fede-- canta sus letras con una sonrisa de satisfaccion y ausencia, y el brazo en alto, como arengándose a sí mismo, sabiendo que no se trata de él sino que se trata de todos, somos nosotros, la clave del rock o del pop o de cómo sea que lo queramos llamar en estos tiempos tan virtuales pero que sin embargo necesitan de recitales, sonrisas, nosotros y brazos en alto. Y de canciones como ésta, qué tanto. El resto es historia universal. Como el nuevo Música Cretina, en el que Julen suena cerrando el Lado A, de la misma manera que bien puede abrir este viernes atrapado entre feriados, doble viernes y lunes falso entonces. Pero con sol de verdad, al menos.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Banda do Mar, "Hey Nana"


Si vos no querés/ yo te voy a convencer

Miércoles nublado pero por suerte este nuevo Música Cretina viene soleado, canción tras canción. Aún es un no-programa flamante, con todo para descubrir, pero hay temas que hace tiempo que vienen dejando huella. Como este de Banda Do Mar, el trío de la parejita entre Marcelo Camelo y Mallu Magalhaes junto al percusionista portugues Fred Ferreira. No sé desde hace cuánto tiempo que vengo disfrutando del riff con el que arranca el tema, ya que venía esperando pista cretina hace rato, y desconozco la razón (o razones, o sinrazones) por la que siempre Martín Pescador la dejaba pasar. Y eso fue por lo menos hace más de dos años, ya que recuerdo haber buscado el disco debut y despedida de Banda do Mar en la visita que hicimos con Ana a Río, una ciudad ya casi sin disquerías, como casi todas. La vida en casa continúa/ todos están bien, canta Marcelo Camelo. Me vine hasta acá para hablar con vos. Y eso es lo que bien puede decir también Música Cretina, que se tomó unas vacaciones de mitad de año pero ya está de regreso. Además de hacer salir el sol en un miércoles nublado, Banda do Mar suena también casi al comienzo del Lado A del --apenas-- cuarto no-programa del año. Acá al lado está el link para quienes quieran escucharlo completo. Están todos invitados.

martes, 23 de mayo de 2017

William Bell, "The three of me"


Anoche tuve un sueño/ y habia tres como yo/ el hombre que fui, el hombre que soy/ y el hombre que quiero ser

Sol de lunes yo te saludo, después de tanta nube, tantos días otoñales que no se decidían entre aceptar el invierno o llorar el verano. Un lunes es siempre una decision, no importa si se concrete o no, al menos hay que vestirse y salir al mundo. Y qué mejor que salir tarareando este tema del gran William Bell, de pie señores, que acabo de nombrar a uno de los grandes del soul de los 60, una de las primeras estrellas del sello Stax --junto a Otis Redding, Sam & Dave e Isaac Hayes--, el autor de himnos como You don't miss your water o Born under a bad sign. Y el que se ha puesto nuevamente de pie es justamente Bell, que después de un silencio que llevaba más de una década ha sacado un discazo para el regreso de Stax titulado This is where I live, donde además de grabar una nueva versión de Nacido bajo un mal signo y llevarse un Grammy a casa, se despacha con temazos como este, que firma junto a Nick Cohn y el productor del álbum, John Leventhal. Tres como yo/ tengo que decidir quién quiero ser, canta Bell. Perder tu amor es lo que me hizo ver/ que no hay lugar para los tres. Así que ya lo saben, es hora de ser uno, por fin. Como el invierno, como el lunes, como este nuevo Música Cretina, que carga al buen William Bell como estandarte, y está de regreso, para ser apenas lo que siempre quisimos ser.

lunes, 22 de mayo de 2017

Kate Pierson, "Bring your arms"


Avivate, no cierres tus ojos/ mantenete firme/ y corré, corré, corré

Es la gran madrina de un rock alternativo que, ademas de poguearse puño en alto a comienzos de los 90, también se permitió aprender a bailar. No fue tan difícil, a fin de cuentas. Sobre todo si se tiene en cuenta que sus coros generosos les regalaron éxitos a quiénes por entonces todavía le cantaban sólo a su tribu. Ahí está, acompañando a Michael Stipe al frente de REM en Shiny happy people. O junto a Iggy Pop en la aún irresistible Candy. Y ni que hablar de esos crossover extraordinarios junto a los B'52, banda con nombre del avión responsable de llevar la bomba atómica hasta el cielo de Hiroshima y Nagasaki, exorcisado baile tras baile, con una actitud y canciones capaces de cruzar fronteras de estilo, edad y genero. Kate Pierson es esa pelirroja del grupo que se canta todo, y que hace un par de años sacó un demoradísimo debut como solista que pasó increíblemente desapercibido. Lo hizo con la ayuda de la hacedora de éxitos Sia, pero lo editó de manera independiente, lo que seguramente selló su destino. Su título es simple: Guitars and microphones, y este bien podría haber sido su hit, un tema que suena inconfundiblemente Pierson, sin saber muy bien eso qué significa. Una canción que habla de estar atentos y correr cuando llegue el momento, pero correr con urgencia y también cuidado, como si llevásemos una lamparita encendida en las manos. Estamos en un viaje/ dentro de la cabeza de la tortuga, canta enigmáticamente Pierson en el estribillo, y cada vez que llega ese momento no puedo evitar pensar en la tortuga de mar hippie y fumona de Buscando a Nemo. Ahí vamos entonces, entregándonos a la corriente. Ahora que la mañana del domingo se decide a recibir al sol, y convertirse en mediodía, es el momento de recordar tambien que tenemos un nuevo Música Cretina. Y con la canción de Kate Pierson arranca el Lado B de un no-programa que recién empieza a ver la luz, aún por descubrir. Avivensé, abran los ojos, y las orejas. Y cuando llegue el momento, apreten play y déjenlo correr.

domingo, 21 de mayo de 2017

Michael Kiwanuka, "One more night"


Creo que ya les dije que hay un nuevo Música Cretina, ¿no? Pero nunca está de más volver a comentarlo. Un nuevo no programa que arranca con este tema de Michael Kiwanuka, un londinense hijo de padres ugandeses, que llegaron a Inglaterra huyendo de Idi Amín. Con 30 años mas o menos recién cumplidos, Kiwanuka fue comparado hace unos años, cuando asomó la cabeza, nada menos que con Van Morrison y que él menciona con referente a un mas obvio (y lógico) Marvin Gaye. Fanático del Tottenham, leo por ahí que grabó su primer disco bajo la protección de Paul Butler, el líder de The Bees, fue soporte en el 2011 de una gira de Adele, y se ganó su primer cucarda cuando la BBC lo eligió como revelación a comienzos del 2012. Este One more night es de su segundo disco, que sacó a mediados del año pasado, Love & Hate, y tiene un groove hipnótico que nunca se detiene, acompañando al cantante, que repite y repite que se trata de una noche mas, y que va a estar bien en la mañana, que va a estar bien durante el día. Un rezo que volverá a ser necesario al caer la noche, qué duda cabe. Porque siempre es una noche más, y en la mañana no habrá mas mentiras, en la mañana lo vamos a intentar.

martes, 4 de abril de 2017

Música Cretina 2017 #3


ESTO NO ES UN PROGRAMA

19-3-2017

Lado A

"Flashes de un fin de semana/ tirado en la cama"

1.- Nurses, Trying to reach you
2.- Charly García, Rivalidad
3.- Pete Townshend, The sea refuses no river
4.- Texas, I will always
5.- Valentín y Los Volcanes, Sonámbulos
6.- Lee Fields & The Expressions, I'm coming home
7.- Chuck Prophet, Bad year for rock and roll

Lado B

"Tengo que cruzar ese río/ tengo que cruzarlo a como de lugar"

8.- Lou Reed, Stupid man
9.- Varias Artistas c/Marina Fages, No me necesita
10.- Lyle Lovett, North Dakota
11.- YG c/Tory Lanez, Me & my bitch
12.- Rosario Bléfari, Vidrieras
13.- The Motels, Suddenly last summer
14.- El Tri, Proud Mary (Creedence Clearwater Revival)

domingo, 2 de abril de 2017

Charly Garcia, "Rivalidad"


Nunca van a conseguir cambiarme, Baby/ Viva la rivalidad

Hace exactamente quince años atrás, Buenos Aires ardía y Charly García ardía con ella. Pero no era un Nerón de cabotaje, incendiando lo que ya no podía tener y cantándole a las llamas. Sino que simplemente el fuego era su día a día, y parecía un tanto sorpendido al darse cuenta que simplemente la ciudad caminase a su paso. "Si mi orden para la gente es el caos, pongamos que soy el maestro del caos", me dijo por entonces, en una entrevista que salió en Radar. "Así que cuando hay caos en serio, para mí es lo más normal". Esa normalidad era la de los bancos sitiados por ahorristas caceroleando por sus ahorros, cortes en todas las esquinas (había uno en Santa Fe y Coronel Díaz, casi bajo su ventana, cuando hicimos aquella nota), y unas elecciones inminentes de las que Charly se desmarcaba, después de haberle puesto a Carlos Menem el brazalete de Say No More, y simplemente se anunciaba como Master del Universo. Entre tanto delirio, por supuesto, García resultaba terriblemente lúcido, como si en la mesa del Sombrerero Loco de Alicia de pronto alguien con una frase explicase el mundo. Algo parecido sentí hoy al recordar este tema del nuevo disco de Charly, que engalana el Lado A del que todavía es el último Música Cretina. Cuando todo el mundo se rasga las vestiduras por la bendita grieta, y también se escandaliza ante el eterno Boca-River al que parecemos condenados como, ejem, argentinos, Charly alza el puño y celebra y pide mas rivalidad. Y como si fuera poco además recuerda que siempre hay vecinas incapaces de distinguir la música del ruido, la mas maravillosa música con ese ruidito que apenas son capaces de hacer. Charly es Charly, no hay nada que hacerle, aún con cuentagotas, sin tocar, sin cantar, sigue siendo García. Y así como de pronto todos estábamos hablando de él y ahora que parece que lo hemos olvidado, simplemente sigue dejando marcando el camino en la eterna mesa del te del Sombrerero Loco en que se ha ido transformando nuestro día a día.