sábado, 24 de junio de 2017

Cazuza, "Ideología"


Mi partido/ es un corazón partido

Vengo diciendo hace varios días que hay un nuevo Música Cretina para todos y para todas, pero para mí, el no-programa empezó con el rescate de este tema, que desde hace ya un mes vengo cantando en mis pedaleos de ida y vuelta al trabajo. Junto con Atrapado en libertad son mis dos anticuerpos contra ese virus llamado Despacito, que se te mete en la cabeza y necesitas droga fuerte para sacarlo de ahi. El tema de los Redondos es un clásico y se canta solo, pero el de Cazuza es un gusto adquirido en años y años de rebuscar en la música brasileña más allá de las ojotas y las bermudas eternas de una MPB que en un momento parecía pertenecer a los chetos del verano que despreciaban el rock nacional. Por eso es que mi camino de ingreso al Brasil musical fue el del BRock, que es como llaman ellos a su rock de los 80, tal vez el menos musical de todas las vertientes del vasto acerbo de nuestros vecinos, pero perfecta para el pendejo prejuicioso que era yo entonces. Pero volvamos a Cazuza, que una década mas tarde hizo pie de este lado de la frontera de la mano de la Bersuit y su contundente traducción de ese temazo llamado O tempo nao para, convertido en himno contra el estado de las cosas en épocas del mememato. Pero hay un Cazuza para cada momento, como lo demuestra ese otro himno que es su tema Brasil (Brasil/ mostrá tu cara/ quiero ver quién paga) convertido en estandarte de las marchas brasileñas contra el poder y la corrupción de ahora mismo, tres décadas más tarde. Lo increíble de este otro clásico, Ideología, que desde que volvió a asomar de mi disco duro se convirtió mi refugio y puño cerrado para el hoy y el ahora, es que casi todos sus versos suenan actuales, urgentes e inmediatos. El tema abre con la contundente frase que abre estas líneas, pero siguen llegando, como una ametralladora: Mis sueños fueron todos vendidos/ tan barato que no lo puedo creer. O sino: Mi sexo y drogas/ no tiene ningún rock n roll. Y también: Voy a pagar la cuenta de mi analista/ para nunca más tener que saber quién soy. Hasta parece tener un guiño para Cristina en Sarandí cuando confiesa: Aquel joven que quería cambiar el mundo/ ahora mira todo desde encima del muro. Para desembocar siempre en un estribillo inmortal, que es como una bandera, una barricada y también un lamento y pedido de ayuda urgente: Mis héroes murieron de sobredosis/ mis enemigos están en el poder. Lo sabía Cazuza, el hedonista que sabía cantar como un asceta, el hijo del poder que levantaba el puño contra el estado de cosas que le aseguraba sus privilegios. Y también lo sabemos nosotros, aunque la vida cotidiana nos obligue a mirar para otro lado, a esperar que llegue como el destino o como el resultado de una cuenta bien hecha. Ideología/ Necesito una para vivir. Y escribo esto y ya estoy tarareando otra vez el tema, que prácticamente abre el lado B de un no-programa ideal para este sábado soleado, caluroso y húmedo pero parte de un veranito falso, como todo lo que ultimamente nos rodea y se impone. Salvo la música, claro. Hasta Despacito tiene más verdad que otros des-pa-citos que venimos sufriendo día a día, al menos porque es pegadizo y tambien porque al final se deja limpiar por canciones más urgentes.

jueves, 22 de junio de 2017

Café Tacvba, "1, 2, 3"


De este baile hay que gozar/ Mover el cuerpo hasta caer exhaustos

Creo que ya les dije que hay un nuevo Música Cretina, aunque no hemos charlado mucho sobre el asunto. Lo armé y colgué antes de desconectar durante el fin de semana, y --me acabo de dar cuenta-- todavía ni siquiera les conté cómo arranca. Así que acá vamos, este es el primer tema del nuevo no-programa, que es también el primer tema de lo nuevo de los amigos de Café Tacvba, el pegadizo 1, 2, 3 del flamante Jei beibi. Me contaron por ahí que estuvo discutido el título, pero la polémica se zanjó cuando sus cuatro intengrantes coincidieron en decir "Hey Baby", si, pero a su manera. La misma que los convirtió en lo que son, porque bien al comienzo, cuando hacían sus primeras canciones adolescentes pensando en The Cure, según la abuela de uno de ellos les salían puros temas mexicanos. Siguieron intentando, pero finalmente se dieron cuenta que, por más que quisieran decir Hey Baby, lo que siempre les terminaría saliendo sería Jei Beibi. Así que: ¿por qué no abrazar ese destino? Abracemos entonces lo nuevo de los Tacvba, y también este jueves nubladisimo, que se atraviesa mucho mejor cantando uno, dos, tres. Como los U2 cuando volvieron a las fuentes, que contaron uno, dos, tres, cuatro --así, en castellano-- antes del simple que anunciaba su regreso. Porque es simple, después de todo. Marcamos y arrancamos. Ya estamos de vuelta, aunque nunca nos fuimos.

miércoles, 14 de junio de 2017

Miguel, "Leaves"


Decís que todo terminó/ ¿Cómo puede haber terminado cuando nunca lo vi venir?

La culpa la tiene California, canta Miguel. En la letra de la apropiadamente titulada Hojas, el narrador asegura saber que la vida cambia de estación, pero como en California las hojas no cambian porque el clima es uno solo, no vio venir el cambio en la relación a la que ahora le está cantando. Miguel es en realidad Miguel Jontel PImentel, un nativo de Los Angeles con padre mexicano y madre afroamericana, que ya lleva editados tres discos: con el primero, All I want is you (2010), levantó algunas cejas y le sirvió de carta de presentación para una discográfica grande, con la que sacó el segundo, Kaleidoscope dream (2012), que confirmó las sospechas, puso su nombre en boca de todos y preparó el camino para que la rompiese con Wildheart (2015), donde salió este Leaves, una hermosa canción que estuvo durante un rato en la lista de espera de Música Cretina, esperando su lugar. Cada vez que sonaba y no estaba prestando atención, dejaba todo y pensaba: esto está muy bien, ¿quién es? Y después me retaba por olvidarme todo el tiempo de Miguel. Pero recién ahora me doy cuenta que la pregunta no era de despistado o displiscente, sino porque hay algo más escondido detrás de la canción. Rebuscando en internet para escribir esto, descubrí el nombre de Billy Corgan entre los autores de la canción, y me terminó de caer la ficha. Porque esa era la respuesta correcta a mi pregunta inconciente, algo que también parece haberle pasado a Miguel o alguno de los que lo acompañó durante la grabación de Wilheart, que no pudieron evitar preguntarse en voz alta: Che, ¿esto no se parece a algo?. La respuesta fue que se parecía a 1979, el exitazo de Mellon Collie and The Infinite Sadness (1996), de los Smashing Pumpkies, así que hubo llamado, proposición, agregado de Corgan a la autoría del tema, y asunto arreglado. "Me afanaron tantos sin avisarme, que tomé su llamado como lo que Miguel aseguró, que fue por respeto", dijo Corgan por ahí. Y agregó: "Pienso lo mismo: fue algo respetuoso". Pero mas alla de homenajes o preguntas flotando en el aire, lo cierto es que Leaves no deja de ser un temazo. Uno que puede sonar en este invierno algo confundido que tenemos por estos días, para ayudar a cargar con nuestro miércoles. Y que también suena en el Lado B del último Música Cretina, después de Coltrane escondido en Coatesville Harris y antes de Los Reyes del Falsete. Se los cuento para que ustedes sí puedan verlo venir...   

lunes, 12 de junio de 2017

Música Cretina 2017 #4

ESTO NO ES UN PROGRAMA

18-5-2017

Lado A

"No está viviendo/ la está matando el tiempo"

1.- Michael Kiwanuka, One more night
2.- Nekfeu, La ballade du Fremont
3.- Banda do Mar, Hey Nana
4.- Suzanne Vega, We of me
5.- Leonard Cohen, If I didn't have your love
6.- William Bell, The three of me
7.- Julen y La Gente Sola, La chica de mantenimiento

Lado B

"Buscan siempre algo distinto/ en el mismo lugar"

8.- Kate Pierson, Bring your arms
9.- Joe Crepúsculo, Esto es lo que hay
10.- Coatesville Harris c/John Coltrane, Strange things all the rage
11.- Miguel, Leaves
12.- Los Reyes del Falsete, Van andando
13.- Echo & The Bunnymen, Soul kitchen (The Doors)
14.- Los Punsetes, Tu puto grupo

lunes, 5 de junio de 2017

Coatesville Harris c/John Coltrane, "Strange things all the rage"

No estés seas un muerto/ hasta que estés en la tumba

Buenos dias lunes, buenos días semana, buenos días Cretinos. Sigue habiendo un nuevo no-programa por descubrir, aunque hace tiempo que no postee nada al respecto. Ok, no tan nuevo, de hecho estamos cambiando de mes, deberíamos tener uno nuevo, no es cierto? Pero mientras tanto recordemos, como canta Rodney Smith, que hay "cosas extrañas por todos lados". Por ejemplo, el delicioso solo de John Coltrane perdido en este tema de la banda de James "Coatesville" Harris, un baterista que supo tocar con Louis Armstrong en los años 40, pero durante la primera mitad de los 50 tuvo su propia banda en Philadelphia, y llegó a grabar algunos simples. Entre ellos figura el que contiene esta canción olvidada, en una época que John Coltrane --según escribe Ben Ratliff, crítico musical del New York Times, en su fascinante libro Coltrane: The story of a sound (2007)-- recién empezaba a encontrar su sonido. De hecho, lo que cuenta Ratliff es que por esta época aparece por primera vez el Coltrane que todo conocemos, y la verdad que es hermoso verlo --o escucharlo-- llegar, no es cierto? Nene, estamos viviendo en la era atómica, canta el anonimo Rodney, y con eso parece explicarlo todo, la aparición de Coltrane, el destino olvidado del simple, el rescate online en esta época tan post nuclear, en la que sin embargo el sol sigue insistiendo en asomar mientras escribo esto, en la mañana mas fria de un invierno del siglo XXI, y mientras tipeo esa frase me siento por un momento en una novela de ciencia ficcion, una en la que es lunes en el hemisferio sur de un planeta que está calentándose y en el que sin embargo hace frío, y además veo como el felino doméstico de mi hogar se empecina en sacar las piedritas de su plato con una garra, esparciendolas en el piso, antes de comerlas. Así que gracias John por el solo, Rodney por el consejo, y a vos también Coatesville por el ritmo. Como cantaba Fabi: Tu-tumba, tu-tumba.