lunes, 27 de julio de 2015

Intoxicados, "Se fue al cielo"


Ahora no quiero hacerte pensar/ porque pensar tanto no es bueno

Buenos días, semana. Buenos días, lunes. Buenos días, cretinxs. El solcito y el invierno que parece aflojar, y entonces suena perfecto el que siempre será el tema más cretino de Cristian “Pity” Alvarez, de un disco que, justamente, lleva por nombre un contundente ¡¡Buen día!! Así, con doble signo de interrogación, e incluso subrayado. Cuando se habla del Pity siempre se recuerda enseguida sus actitudes mas border, difundidas generalmente en programas de televisión. Pero yo siempre prefiero evocar su show al frente de Intoxicados en el Quilmes Rock Festival de River, en el 2003, donde no sólo la rompió sino que fue el primer rocker al que escuché pedir directamente por la legalización de la marihuana y el aborto. Por entonces pensaba –y lo sigo pensando—que el rock local había supuestamente luchado desde sus comienzos contra la anquilosada doble moral de la sociedad argentina, y sin embargo cuando había logrado un lugar representativo dentro de esa sociedad, su gran deuda era que nunca se había manifestado directamente en contra de la nueva doble moral de una generación que considera que tanto fumar porro como abortar puede formar parte de su vida cotidiana, pero nunca se planteó luchar para que hacerlo dejase de ser considerado un delito. Esa fue una de las razones por las cuales, cuando hicimos una revista como La Mano, nos propusimos desde un comienzos dedicar una tapa a la marihuana y otra al aborto. Lo hicimos, pero la experiencia nos demostró que no es fácil juntar cabezas y convicciones. Y también que es mucho más fácil convencer a la gente de pedir por la legalización del porro que la del aborto, incluso entre gente del mismo palo. Así que no tengo más que admiración por ese Pity que, entregando el show que todo el mundo esperaba en ese Quilmes, sabiéndose el centro de todas las miradas, se plantó y dijo sin dudar, a modo de presentación de Legalicenlá: “Hay muchas cosas  para hacer en la Argentina, pero mataría que se legalice la marihuana y el aborto. Primero muchas cosas más, ¿no? Laburo para la gente, ¿no? Pero después acuérdense de nosotros, ¿sí?”. La cita es literal, la acabo de sacar de una filmación del show completo –impresionante- que descubrí en YouTube. Así que déjense de giladas, el Pity no es sólo el que come alimento podrido para ver si le pega. Es de los nuestros, no cabe duda. Soy más parecido a un perro de la calle/ o a la planta que fumo en casa/ que a los que anhelan sin un gramo de arte/ tener fama, dinero y salir en televisión. Además, tengo que confesar que me vuelve loco que, en el video del tema, aparezca al comienzo escuchando un tema de GIT, la banda de rock que justamente menos cosas tuvo para decir dentro del rock de los 80. “¿Vas para allá, flaco? Te llevo”, le ofrece un conductor al frente de una 4 x 4, que se detiene al verlo al costado del camino. “No, gracias”, responde el Pity, que siempre prefirió ir por las suyas. Brindo por eso. Y también por eso es que siempre escuché su música con ganas, y así suena en el Lado A de un Música Cretina orgullosamente plagado de clásicos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario